La tecnología como motor de medios de pago y compras en línea en México

Las limitaciones de movilidad impuestas por la pandemia generaron efectos catastróficos para algunos pequeños negocios locales, las compras de productos y servicios de proximidad cambiaron para siempre, optando por la compra en línea y el envío a domicilio como el principal oxígeno para subsistir, y enfrentando un incremento sin precedentes en sus gastos de operación, debido a las medidas sanitarias necesarias, lo que orilló a varios negocios locales al cierre permanente. Estos negocios locales son estratégicos para la recuperación económica, además de revitalizar e incentivar la socialización entre vecinos de las colonias, son agentes activos de derrama económica para todos los integrantes de su cadena de valor y suministro, indirectamente beneficiando a otros sectores productivos y de logística u otros servicios.

 

 

Organismos internacionales como la OIT (Organización Internacional del Trabajo) han profundizado en estudios sobre la correlación de la capacidad de economías locales de crear oportunidades de trabajo y la reintegración socioeconómica de sus comunidades; algunos países con mayores niveles de desarrollo han incluso incentivado el gasto local para acelerar la recuperación económica, subvencionando parte de los montos de compra o proporcionando créditos al pequeño productor y empresarios para contribuir a la liquidez necesaria para mantener sus operaciones y pagar a sus proveedores, que grandes o pequeños a su vez deben mantenerse como fuentes de empleo.

 

 

Conforme la movilidad se normaliza, es un hecho que nuestros patrones de consumo cambiaron para siempre, y es un hecho también que la preferencia del consumidor consciente -vacunado o aún en vías de vacunarse – seguirá siendo la de asistir físicamente a locales más pequeños, cercanos y sobre todo menos concurridos. Es inédito también el aumento en los niveles de interacción con los medios de pago electrónicos: con transferencias electrónicas o con tarjetas, mediante las tradicionales TPV (Terminales Punto de Venta) bancarias en los establecimientos comerciales, o con los cada vez más presentes Puntos de Venta Móviles (mPOS, dispositivos móviles para recibir pagos con tarjetas financieras, ofrecidos por agregadores de pagos) que han adoptado cada vez más los micro y pequeños negocios, u otras tecnologías emergentes de pago móviles mediante códigos QR, como el CoDi® (Cobro Digital de Banxico), entre otros.

 

 

El reto actual será acelerar la recuperación económica a la par de la inclusión financiera y agilizar la implementación y adopción de nuevas tecnologías de pago y de sus infraestructuras operativas, mientras se alcanzan costos competitivos, en un mundo cada vez más digital y superando las brechas locales, gestionando con prudencia los riesgos asociados. Dedapay se encamina a la vanguardia, siendo pionero en el desarrollo de soluciones para el control de gastos y entrega de previsión social con tecnología innovadora y medios de pago habilitados con tecnologías “Contactless” (para pagos sin contacto) y transacciones CHIP y NIP online, que además de ofrecer mayor seguridad tanto para la empresa como sus trabajadores, harán que la experiencia de compra sea cada vez mejor para el tarjetahabiente, sin importar si esta es física o por Internet.

 

Deja tu comentario